• REVISTA GENTE IN

TU VISIÓNNO ES SU VISIÓN...

POR:

FELOCAS


Muchos de los problemas que hemos llegado a tener con nuestros hijos nacen de una falta de empatía y de una falta de consciencia al no entender que ellos tienen su propia visión de la vida, y que lo más probable es que sea muy distinta a la nuestra.

Los niños tienen una visión de la vida basada en la inocencia y en la curiosidad por descubrir el mundo, libre de malicia y de prejuicios. Además ellos no viven pensando en lo que no pueden hacer o en sus posibles carencias, ellos van viviendo su vida con las pocas herramientas y habilidades que tienen hasta el momento, contando siempre con su mejor herramienta, la creatividad.

Es por eso que tenemos que entender y aceptar que cada cabeza es un mundo, y que nuestros hijos tienen su propia forma de ver la vida, a su modo y de la forma en que les corresponde a su edad. Nosotros al ser los adultos en la relación con nuestros hijos, se supone que somos los conscientes, los maduros de esa relación y que por lo tanto deberíamos de entender y aceptar su forma de ver la vida.

No podemos exigir a nuestros hijos que nos entiendan, somos nosotros quienes debemos ponernos a su nivel por medio de la empatía. Es nuestra tarea saber orientarlos y aconsejarlos y no imponerles nuestra manera de pensar o de ver las cosas. No olvidemos que no tienen el mismo recorrido que nosotros, aún.

Una gran forma de poder ser empáticos con nuestros hijos es escuchando más y hablando menos, dejando así que puedan expresar, de la forma que conozcan, lo que sea que están sintiendo, y nosotros saber interpretar lo que tratan de comunicarnos. No podemos escucharlos ni saber que están sintiendo si no nos callamos, si no dejamos por un momento nuestro ego de adultos y dejamos salir nuestro niño interno para poder conectar.

Si logramos conectar con nuestros hijos a su nivel descubriremos un mundo que no habíamos conocido antes y nuestra relación llegará a un nivel que no habíamos imaginado.

No olvidemos este gran consejo: del escuchar viene la sabiduría, del hablar el arrepentimiento.

No lo sé... piénsenlo...

0 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo