top of page

Ing. Rubén Ramos


Ramos & González Asesores

Hablar de Ramos & González Asesores implica relacionarlo de inmediato a la constancia, al trabajo, al esfuerzo, la pulcritud y la disciplina.


La presente historia de éxito y liderazgo que les contaremos el día de hoy, tiene por objetivo el que todos aquellos que tengan la oportunidad de leerla adquieran un conocimiento básico de lo que significa trabajar con ardua entrega y pleno conocimiento de alcanzar el éxito a través de la constancia.


Don Rubén Ramos nació en la Avenida Morelos de Zacatecas, Capital, específicamente en el callejón de Chinchabel, es el menor de nueve hermanos, su padre trabajó en la Compañía de Luz ahora Comisión Federal de Electricidad.




“Yo fui un niño muy feliz, me tocó disfrutar de la tranquilidad de la ciudad más segura del País, inclusive el jugar en la calle es un privilegio que pocos podrán presumir en estos días. Estudié en la escuela primaria Benito Juárez, (de primero a quinto grado), institución que nos quedaba a un paso de nuestro domicilio, para el sexto grado tuve la fortuna de ingresar al Colegio Cabot, gracias al apoyo de mis hermanos mayores. Posteriormente el primer grado lo realicé en la escuela Secundaria Federal Número 1, el segundo lo curse en la secundaria de la Universidad Autónoma de Zacatecas, la cual me enseñó que la libertad se puede convertir en libertinaje, por lo que mi madre optó por regresarme a estudiar al Colegio Cabot, en donde terminé mi tercer grado, después ingresé a la preparatoria del Seminario, tiempo más adelante tuve la fortuna de estudiar en el Tecnológico Regional, ahí decidí tomar Ingeniería Industrial en Producciones, concluí la carrera, más no me titulé debido a que ya ganaba muy buen dinero a través de la venta de seguros”.


“Me regreso en la cronología de esta historia para comentar que para cuando estaba estudiando en la preparatoria, comencé mi preparación y evaluación en ventas, específicamente en el área de seguros, de esa enseñanza aprendí excelentes técnicas de venta”.


"Ramos & González Asesores, se fundó en 1998, para el año entrante celebraremos 25 Años de arduo trabajo; aunque debo resaltar que yo tengo 40 años de trayectoria en este importante rubro”.


Vale la pena destacar que durante esta charla Don Rubén destacó qué a pesar de ser una familia económicamente estable, el Ing. Ramos siempre contó con el apoyo de sus hermanos mayores, quienes contribuyeron de manera importante a sostener una economía estable y holgada en la familia, es decir; a Rubén, como hermano menor ya le tocó vivir una infancia menos complicada que a sus hermanos y gracias a eso tuvo la fortuna de estudiar una carrera profesional en ingeniería.




Para quienes no tienen claro el antecedente e historia de Ramos & González Asesores, les platicaremos que se trata de un despacho profesional dedicado a la venta y asesoría en seguros. En Ramos & González Asesores destaca la honestidad y su claridad a la hora de ofrecer seguros, esto aplicable a el rubro que sea posible asegurar.


Don Rubén Ramos además de mantener su liderazgo como asegurador de bienes muebles e inmuebles, actualmente es un gran promotor del deporte, destacándose en el área de Basketball, deporte que ha practicado y amado toda su vida.


Durante sus estudios en el Tecnológico Regional tuvo la fortuna de ser jugador y más adelante árbitro de básquetbol, al principio jugó en el equipo La Toma de Zacatecas que lideraba Jorge Regis, en aquel entonces entrenaban en el Casino del Empleado, ahora canchas de Issstezac, compartió cancha con jugadores de la talla de Alejandro Solis y Julio Rosales. Más adelante Ramón Rodríguez, Don Ramoncito, como le decían en aquel entonces, pidió a Ramos Escobedo que le ayudará en algunos menesteres y ese día fungió como marimbero y el mejor recuerdo para él fue que Don Ramoncito le pagó por esa labor, Don Rubén Ramos destaca que para ser árbitro hay dos niveles, primero se debe ser marinbero, este es el encargado en la mesa de anotaciones de llevar el control de las numeraciones en el tablero, es decir; el encargado de mover los botones de control para formar en el tablero, con focos, el número de anotaciones que llevaba cada equipo, tanto de casa, como el visitante, después de ser marimbero se pasa a la mesa de anotaciones, quien además es la persona encargada de llevar el cronómetro, una vez que dominas estos dos espacios, comentó: “te conviertes en un buen árbitro”.



“En aquel entonces, a mí como árbitro, me tocó trabajar dentro de la plana mayor del arbitraje como con: Juan José Pérez Veyna, Paco Borda, José Manuel Ríos y Sergio Quezada. Nuestro equipo se inscribió en la Liga Mexicana de Basketball y es esta misma institución la que en el año de 1979 nos nombra, a mí y a Juan José Pérez Veyna, como la mejor pareja del arbitraje. Juntos Pérez Veyna y yo arbitramos campeonatos nacionales, en aquel entonces se ganaba bien como árbitro, para sostener los días de fiesta, las salidas con los amigos, sin embargo paradójicamente no era suficiente para sostener a una familia; por ello busqué una nueva actividad que me diera los ingresos suficientes para mantener holgadamente a una familia”.




“En el año de 1981 mi hermano Mario, estudió la carrera comercial con especialidad en contaduría privada lo que lo llevó a ser especialista en bancos, él me invitó a trabajar en seguros en Coatzacoalcos, Veracruz, allá se vivía una dinámica muy distinta a Zacatecas, por ejemplo en esta ciudad se abren todos los negocios a las ocho de la mañana y cierran a la una de la tarde, se reabren a las cuatro de la tarde; el calor obliga a la población a cambiar el sistema de actividad y movimiento económico, para ser honesto allá, poco se puede trabajar al mediodía, por las altas temperaturas. Recuerdo siempre con aprecio a mi hermano mayor, quien hizo las veces de padre, él tomaba decisiones como si fuera mi papá, pero con la confianza de ser mi hermano mayor, mi hermano Mario y sus hijos fueron mi familia durante muchos años en Coatzacoalcos, de hecho sus hijos son como mis hermanos menores”.



“Siempre he considerado que Dios me ha dado más de lo que creo merecer, siempre me ha colocado en el momento indicado con las personas correctas, he tomado el riesgo y aprovechado la oportunidad, quizá por ello me ha ido bien en la vida. En aquel entonces tenía un nutrido grupo de colegas, (esto en Coatzacoalcos, Veracruz); sin embargo, con pocos de ellos sentía la confianza para tratar ciertos temas, aún así siempre le hice caso a mi amigo el doctor, él era más grande de edad que yo, él me obsequió muchos consejos, siempre destacó; existen dos cosas en la vida, por las que no te debemos desesperar:1-. No desesperes para conseguir dinero y 2-. Nunca te estreses por conquistar o conseguir a la mujer que quieres.En estos temas debes aprender a mantener la calma, esto no quiere decir que no continúes tu preparación, debes estudiar y planear estrategias para lograr los objetivos; estos consejos, me sirvieron y los apliqué durante muchos años, por ello considero que es más exitosa mi empresa de seguros, he guardado calma y así he logrado concretar mis objetivos”.



“Para cerrar el tema concluiré mencionado que el principal aprendizaje profesional lo obtuve en Coatzacoalcos, Veracruz; allá durante ocho años de capacitación obtuve mi formación profesional para lograr ser uno de los vendedores líderes en seguros, en la República Mexicana. Con orgullo destaco que mis inicios obviamente fueran en mí tierra, Zacatecas, en el año de 1980, para después continuar mi profesionalización en ventas en el año de 1981 en Coatzacoalcos, Veracruz; allá en ese estado presenté un examen para recibir validación y certificación como vendedor afiliado a las compañías de seguros, recuerdo que una de las preguntas manifestaba, ¿Cuáles son los requisitos para vender un seguro marítimo, a su vez cuestionando sí sería capaz de concretar su venta? y en todas mis respuestas fue lo mismo: conteste que este no era un seguro apto para mí ciudad, puesto que no teníamos mar y no era factible vender un seguro marítimo, pero la vida da vueltas y es que en el año 1983, ya cuando dominaba este tema, me tocó cotizar todos los seguros para la Naviera Coatzacoalcos, fue una gran experiencia al lograr vender una póliza aseguradora a esta empresa tan grande, pero más reconfortante y sin duda alentador, fue la gran experiencia que obtuve a través de este trabajo, pues siempre me gustó vender seguros, porque nosotros los agentes vendemos una gran ilusión, la ilusión de qué todo va a estar bien, la ilusión de qué tus bienes muebles e inmuebles siempre estarán seguros libres de todo riesgo y sobretodo asegurando un futuro más estable para nuestros clientes”.



“Me viene a la mente la charla con un buen amigo, este me preguntó;“¿Sí tú no vendieras seguros, a quién se lo comprarías? Mi respuesta fue inmediata, a Don Pablo Reyes, él es toda una institución en la venta de seguros, destacándose siempre por mantener su trayectoria ejemplar, es alguien a quien respeto mucho, sin duda es el decano de los seguros, aceptando siempre que este es un trabajo que se presta para hacer fraudes, por ello es importante la trayectoria y el respeto a la profesión, lo importante es mantenerse impecable en tus actuaciones y tus promesas de venta, de eso depende tú trayectoria y buen nombre. Recuerdo con mucho cariño que mi maestría y doctorado fue adquirida en la Ciudad de México en donde permanecí por cinco años, me mudé a la Ciudad de México por un negocio que deseábamos concretar con la agencia Dina, con mis amigos Suárez del Real, era un tema complicado en aquel entonces que requería de todo mi tiempo y mi atención, es por eso que me mudé a la gran ciudad, sin embargo algo que iba durar tres semanas me obligó a permanecer allá durante un año, en este tiempo me quedaban algunos lapsos del día libres y comencé a buscar otras opciones para complementar mi día laborable y sentir que estaba trabajando arduamente con las 24 horas 100% aprovechadas, entonces comencé a relacionarme con las personas adecuadas, al final el negocio por el que fui a la Ciudad de México nunca se concretó, pero me enseñó que cuando uno requiere crecer lo puedes hacer en cualquier parte o en cualquier ciudad, entonces por ello considero que mí preparación profesional inició en Coatzacoalcos, Veracruz, por lo que reiteró que al final mí maestría y doctorado se concretaron en la Ciudad de México, (relación al tema y el área de ventas en seguros), la Ciudad de México es muy competitiva, por ello siempre hay que ser el mejor, allí aprendí a estructurar las pólizas de acuerdo a las necesidades de las empresas, además de complementar y argumentar lo necesario para que las aseguradoras a su vez quisieran asegurar algunas empresas que no tenían contempladas en sus listas, porque las aseguradoras se reservan la venta de los seguros, no todas las empresas son aptas para ser aseguradas y yo traté de cambiar esta limitante, además me esforcé para conformar pólizas adecuadas a cada empresa y para el año de 1998 ya me iba muy bien económicamente, en la Ciudad de México, sin embargo cuando me mudé a la gran ciudad acababa de nacer la pequeña Mariana, mi hija, y lamentablemente a esa fecha ya me había perdido los primeros cinco años del desarrollo de su infancia, llegué a un punto en el que valore y tuve que definir que valía más la pena, invertir en otras cosas o invertir en los momentos de familia, por ello me regresé a la ciudad de Zacatecas, para estar más tiempo con mi familia”.



“A mi regreso a Zacatecas entre en pláticas con Don Pedro González Ramos, él era un banquero muy importante, durante alguna de las charlas que sostuvimos le comenté que qué le parecería la idea de montar un despacho aquí en la ciudad de Zacatecas, complementando el trabajo realizado y sumando los éxitos y resultados que había obtenido en la Ciudad de México, Pedro González Ramos analizó el tema y al final logramos montar lo que ahora conocemos como Ramos & González Asesores, fue una gran experiencia trabajamos arduamente durante varias administraciones, iniciamos en la de Ricardo Monreal Ávila en la que Pedro Ramos fue titular del Issstezac, para después integrarnos al gobierno de Amalia García, pero ahora desde la Secretaría de Administración, también trabajamos en la administración de Miguel Alonso Reyes, nos fue bien durante estas tres administraciones, sin embargo ya con Alejandro Tello concluimos nuestra relación con el Gobierno del Estado de Zacatecas, pero mí búsqueda no paro ahí me fui a otros Estados, me invitaron Aguascalientes, mi arribo a esa ciudad la consideré como un bomberazo, llegue como el médico a aliviar la enfermedad, en 10 minutos tuve la capacidad de explicar al funcionario hidrocálido en turno que era lo que ocurría en su administración gubernamental, es por ello que me quedé con la cartera y desde entonces hemos trabajado de la mano con estas administraciones gubernamentales en la ciudad hidrocálida, sin duda alguna en Zacatecas fue en donde aprendí a trabajar con los gobiernos, para después poder aplicar mis conocimientos en el gobierno de Aguascalientes como ya lo mencioné, en Morelia, Michoacán en donde trabajo de la mano con la Fiscalía del Estado de Michoacán, esta relación profesional inició hace siete años, también nos ha ido muy bien, al inicio el funcionario me comentó que ninguna aseguradora quería sostener relación con ellos por lo conflictivo y complicado de la seguridad del estado de Michoacán, fue un gran logro cambiar la visión de la aseguradora para lograr que le vendieran pólizas a esa Entidad, hoy en día puedo decirles que en Morelia se manejan las pólizas más blancas a nivel siniestro, que quiero decir con esto, que son las pólizas que menos se utilizan, lo que ha representando una gran relación profesional, para Guanajuato también hemos trabajado, a ellos les vendíamos seguros catastróficos, que ahora poco se adquieren en los Estados, debido a que se retiraron todos los subsidios por parte del gobierno federal, entonces ya no hay sustentabilidad para adquirir o enfrentar este tipo de gastos por siniestro. Siempre hemos trabajado bajo licitaciones, somos tan profesionales que siempre ganamos dichas evaluaciones”.


“Para concluir mi consejo es: creo que aún nos falta mucha educación y cultura en la prevención de siniestros en México, lamentablemente aquí se sigue viviendo con vicios arraigados, en algunos sectores de la sociedad se le da más prioridad a lo superficial y no a lo elemental y urgente, nos falta concretar o aterrizar las ideas y los proyectos, creo que ese es el principal fracaso de los mexicanos. En los inicios me tocó ser un vendedor de carga portafolio, carga portafolio como siempre lo he dicho; es porque en aquellos inicios acompañabas a los grandes vendedores a las compañías y eras tú como principiante quien cargaba el portafolio, quien pasaba todos los documentos y las pólizas requeridas para firmar convenios con esas grandes empresas, poco a poco vas aprendiendo y en lo menos pensado te conviertes en un gran vendedor, mismo que ahora trae a su propio cargador de portafolios o aprendis, una experiencia muy gratificante es el observar como hemos ido creciendo a través de las diferentes etapas que nos ha tocado vivir, te comento como experiencia gratificante, en aquel entonces me tocó cargar un portafolio tipo del que utilizaban los médicos en la antigüedad, ahí dentro traíamos un tocadiscos, poníamos el disco y con este se explicaban a grandes rasgos lo que era un seguro y sus beneficios, ahora es nuestra preparación, nuestra voz y nuestro convencimiento lo que nos permite llegar una mejor venta, una firma de convenio de seguros que beneficia tanto al asegurado y a nosotros como vendedores, hay temas que son complicados dentro de los seguros, yo por lo pronto te prometo que vendo seguros que no defraudan a nadie, sabes lo importante que es ayudar, apoyar a qué nuestros asegurados verdaderamente se sientan seguros.

Siento que la venta de seguros como los segubecas y el educacional, tienen varios candados, yo en lo personal no los promuevo pues existen mejores instrumentos para cubrir esta necesitad, porque la ética profesional es lo más importante en este ramo, garantizando siempre que en Ramos & González Asesores te auxiliará y te apoyará de la mejor manera, garantizando que tu prioridad se convertirá en tu tranquilidad”.


Podríamos seguir charlando con este gran personaje zacatecano, pero hoy esta plática la dejaremos hasta aquí, en vísperas de llegar a su 25 Aniversario, fecha en la que sin duda tendremos más oportunidades de conversar con Don Rubén Ramos, quien le ha dado tanto aprendizaje a Zacatecas, que le ha dado tantos éxitos, lo ha colocado como uno de los líderes más importantes en el imperio de las aseguradoras, Ramos & González Asesores rumbo a sus 25 Aniversario, por los logros obtenidos: ¡Felicidades!.

135 visualizaciones0 comentarios

Comments


bottom of page